Archivo de la etiqueta: políticas de estado

La Búsqueda Programa 407 – Ciencia Argentina – Carrasco – TICs

Se terminó el año y aquí van los audios del último programa del ciclo 2011

Opinó la gente sobre el estado de la ciencia en Argentina

Tita dió una noticia sobre el proyecto que estudiará como las TICs influencian la vida de argentinos en Argentina.

Antonio terminó su informe, informal sobre la ciencia en Argentina.

Andrés Carrasco contestó algunas preguntas sobre la ciencia en Argentina, sus estudios sobre glifosato, las repercusiones en Argentina y en Europa.

El programa tal cual salió al aire

y un abrazo de nuestra  parte (no tenemos audio de esto, se los debemos)

Hasta el próximo año

Anuncios

Vivir de la tierra, con la tierra para la tierra.

por Antonio Mangione

_______________________________________________________

El Jueves 17 de Noviembre se reunieron en el Microcine de la Universidad Nacional de San Luis, miembros de la Asociación de Campesinos del Valle de Conlara, de San Luis. Organizaron el encuentro diferentes ONGs y asociaciones estudiantiles (Apata, Alerta Tierra y Faeb San Luis). En esta oportunidad  debatieron con el público sobre los problemas que enfrentan como campesinos rurales en un escenario general de agronegocios y sobre cómo resisten en forma activa el modelo hegemónico de producción de alimentos.

Foto Nahuel Churin

Nahuel Churin - Miembro de la Asociación de Campesinos de Conlara

El avance de los monocultivos durante los últimos 20 años en Argentina, principalmente el de soja, han transformado el paisaje, la economía nacional y la de varias provincias del país. Los altos ingresos económicos de los grandes productores o latifundistas en estrecha relación con la destrucción de economías rurales y familiares constituyen iconos de estas transformaciones. El cultivo de la soja y el arroz por ejemplo, sobre la base de una lógica tendiente exclusivamente a maximizar la ganancia económica, han cambiado drásticamente la vida de miles de personas e inclusive se encuentra estrechamente relacionado con la muerte de adultos y niños.

Este es el panorama a nivel nacional y el que se vive en la provincia de San Luis, no es muy distinto. Así lo refleja el relato, pausado, profundo, sincero, sin estridencias de algunos de los integrantes de la Asociación de Campesinos del Valle de Conlara de la Provincia de San Luis.  Familias que eligieron trabajar y llevar adelante una vida campesina. Sostener este estilo de vida sin embargo, les resulta cada vez más difícil.

Los dos modelos

Nahuel Churín uno de los miembros de la asociación, relata que ellos “defienden una lógica de producción campesina”. La llegada del modelo agroindustrial de explotación del campo, ha generado un conflicto, porque los dos modelos son en esencia contrapuestos. “El nuestro es un modelo que reparte equitativamente el agua y preserva la familia en el campo y da trabajo en el campo.” El otro, da a entender Churín, es todo lo opuesto.

Los campesinos del Valle de Conlara, son fumigados (literalmente), sus tierras se encuentra rodeadas por monocultivos de soja y de maíz, el agua de napa es mayormente utilizada para esos monocultivos y el acceso al agua por parte de los campesinos resulta costoso.  Documentan cada vez más casos de alergias, erupciones de la piel producidas, según denuncian, por las fumigaciones. Sus productos no pueden ser vendidos en el mercado local entre otras problemáticas.

El relato conmueve, no esconde dobles intensiones, no es acalorado, es contundente, tiene la sencillez y la dureza de la verdad. Cualquier persona podría dudar de estas palabras dichas por cualquier otro, pero en la voz del campesino, adquieren dimensión de real.

En un video realizado por el grupo de campesinos, un vecino cuenta que tuvo que desmontar media hectárea, se le frunce la cara. Se le nota que le duele desmontar y agrega, “es para meter una o dos vacas”. La cifra es ridícula comparada con el desmonte de cientos de miles de hectáreas en la zona durante los últimos cuatro años. Es ridícula porque este campesino es dueño de 20 hectáreas o menos, los grandes productores son propietarios de miles. Las asimetrías son grandes.

Los campesinos del Conlara, revalorizan con acciones concretas su estilo de vida. La asociación se encuentra organizada en distintas áreas:  de formación, de producción, de prensa, entre otras. Trabajan horizontalmente en forma de cooperativa, se capacitan, han creado talleres, fuentes de trabajo a través de una carpintería, discuten y tratan la desigualdad de género. Hoy van en camino a producir casi todo el alimento necesario para alimentar al ganado, entre otras iniciativas.

Desde hace un tiempo la Asociación interactúa con otras organizaciones campesinas y sociales (Movimiento de Campesinos de Córdoba, el Movimiento de Campesinos de Santiago del Estero, la Unión de Trabajadores Sin Tierra de Cuyo, el colectivo Paren de Fumigar, Madres de Ituzaingo y Médicos de Pueblos Fumigados). La comprensión que los campesinos tienen sobre la necesidad del trabajo colectivo es elocuente.  “Tenemos que actuar todos juntos, no importa si vivimos en el campo o en los pueblos y ciudades, porque las consecuencias son en otra dimensión, nos afectan a todos.” dice María otra campesina que aparece en el mismo video.

Para nosotros los citadinos el problema nos resulta lejano, confuso, los campesinos sin embargo,  tocan el problema con las manos. Los campesinos y campesinas de Conlara viven de la tierra, con la tierra y para la tierra. Entonces la tierra es todo.

 Las fumigaciones

“Próximo a la frontera con Córdoba, una familia debe mudarse diez días al pueblo cada vez que los propietarios de los campos de soja fumigan”–  dice Gregorio Arias, otro campesino.

La imagen se repite en todo los parajes con soja. Algunos se mudan otros  no tienen dónde ir. Nahuel Churín dice que “luchan contra las opciones y determinaciones individuales porque los problemas los tenemos que resolver colectivamente” y agrega “esta familia no debería irse. Todos deberíamos manifestar para que no se fumigue a 20 metros de una casa.” Desde hace un tiempo los campesinos del Conlara, toman nota de los aviones que fumigan, el nombre del fumigador, el dueño del campo. Como consecuencia de este ejercicio ciudadano de defensa de sus derechos, los  dueños de los campo se han mostrado dispuestos a entablar el diálogo con los campesinos. 

Las fumigaciones con agroquímicos en todo el país, siguen despertando gran preocupación entre campesinos y especialistas de la salud y otros profesionales. El incremento de malformaciones, abortos, muertes al nacimiento, leucemias, enfermedades de la piel, afecciones respiratorias y distintos tipos de cáncer se han incrementado en todo el país y ya forman parte de las exiguas cifras oficiales, hasta hace un par de años, inexistentes. La mayoría de estos estudios y denuncias han sido motorizados por médicos, ciudadanos y campesinos preocupados por la situación. Ver notas relacionadas más abajo.

Lo político, lo económico y lo científico

No caben dudas que el modelo agroindustrial es productivo en términos de divisas y renta para los particulares. Argentina recibe ingresos directos e indirectos por los productos primarios y con valor agregado de 27.000 millones de dolares, casi el 5% del PIB del país. Este valor está por debajo de la industria, la construcción, la actividad petrolera y el turismo. Sin embargo los costos derivados del desmejoramiento de calidad de vida y salud se estiman son muy altos.

Este modelo agroindustrial, tal cual está planteado entra en serios conflictos con otros modelos culturales, sociales, económicos y de uso del conocimiento, más precisamente con el de la vida rural y campesina. Contrariamente a lo que se supone, la solución de estos conflictos no está ni en la faz económica ni en la ciencia. La solución es de índole principalmente política. Se cuenta con suficiente conocimiento científico como para tomar hoy decisiones acertadas sobre lo que se conoce. Y sobre lo que no se conoce debe actuar el principio precautorio. Es decir quien fumiga, quien utiliza agroquímicos, debe ser quien pruebe que no está contaminando y no al revés. El único experimento que la ciencia “aprobaría” es pasar con aviones fumigadores sobre mujeres embarazadas. Un escenario ridículo y a la vez macabro, relataba tiempo atrás Andrés Carrasco en una de sus conferencias. Seguir con la política vigente es establecer en forma explícita, que el derecho a la ganancia está por sobre el derecho a la salud.

Los estados Nacionales y provinciales, los municipios tienen deudas enormes con miles de familias.  La falta de controles, la connivencia hasta por inacción de autoridades  en los distintos niveles de gobierno y por sobre todo, la instalación y sostenimiento de una concepción hegemónica de como producir alimentos, ha llevado a los campesinos de todo el país a una situación de ahogo y exclusión.

El gobierno Nacional, debe ocuparse de revertir de inmediato esta situación. La escala y la magnitud del problema, requieren de un acción política, antes que científica.  Opiniones como las del Conicet (Consejo Nacional de Investigaciones Científica y Técnicas) sobre la supuesta inocuidad del glifosato,  ponen en una situación lastimosa y vergonzosa al sistema científico nacional y se constituye como un asesor sesgado, con serios conflictos de intereses en torno a los agronegocios.

A nivel local, el Gobierno de la Provincia de San Luis, insiste en una política dirigida al posicionamiento de “marcas” y no de soluciones de problemas. Árboles plantados por habitante, la reglamentación de cotos de caza, la entrega de algunas semillas para sembrar no se sabe donde, bonos de carbono y el balance cero, constituyen los ejes de trabajo de su Ministerio de Medio Ambiente. Sobre problemas concretos y acuciantes como el de los campesinos, ni una palabra en un portal, ni en los diarios, ni en los discursos.

Los campesinos apelan a convocar voluntades a trabajar en repensar las formas de producción, a llevarlas adelante a contribuir con conocimiento, con acción, con apoyo, con iniciativas. Hoy la vida en el campo no es arcaica, no es retraso, no es abandono, es un estilo de vida como otros que merece su lugar, su espacio, su tiempo, sus leyes. Merece atención, compromiso y respeto.

NOTAS RELACIONADAS

Medicos de Pueblos Fumigados en El Valle de Conlara – San Luis

1er Informe de Médicos de Pueblos Fumigados

Una mirada interdisciplinaria al Valle de Conlara

Derechos de las mujeres y despenalización del aborto

“Se habla de los derechos de la mujer, también quiero hablar de los derechos de esa persona por nacer… de alguna manera debería haber una política que favorezca los derechos de ambos, no creo que sean puntos que se tengan que encontrar, me parece que se tienen que respetar los de ambos.” Dijo la doctora Doris Lozada en el estudio de FM Ciudad durante el  programa especial sobre despenalización  del aborto producido por La Búsqueda.

Por su parte Yolanda Bertazzo agrega  “…vuelvo a insistir nadie me tiene que ayudar a tomar la decisión, la decisión es personal…  Otra cosa es convencerla de que tenga el niño, que lo entregue en adopción, para mi eso es una imposición.”

Dos puntos de vista contrastantes.

¿Cuál es tu opinión?

Avance Programa 400 de La Búsqueda. Despenalización del Aborto

Programa especial de dos horas de duración

Este Martes 25 de octubre abordamos un tema ineludible:

La despenalización del aborto en Argentina.

En coincidencia con las 400 emisiones de La Búsqueda.

Compartiremos con ustedes distintas entrevistas, investigaciones y testimonios.

Un abordaje desde la medicina, el derecho, la investigación social, las creencias.

Analizaremos las concepciones de vida, de persona sujeta a derecho, los conflictos de intereses, la intervención del estado, los derechos de las mujeres.

Martes 25 de octubre de 20 a 22hs por el 98.9 en FM Ciudad.

En vivo en este blog o en el portal San Luis 24.

Echar RAICES

grafico de torta

Destinos institucionales de los Repatriados - Fuente: Programa Raices.

Durante los últimos ocho años, son más de 800 las científicas y científicos argentinos que han vuelto a su país.

La iniciativa del Gobierno Nacional de repatriar científicos se inició en el 2003. En  el 2008 mediante la Ley26.421,  esta política obtuvo marco legal y regulatorio. Los científicos que postulan para retornar al país, disponen con facilidades de tipo logísticas, económicas y académicas que les permiten reiniciar sus labores de investigación.

Otros países como México tienen políticas similares a esta. Con algunos vaivenes en el financiamiento durante los últimos 10 años pero con constancia a la hora de sostener la política.

Si querés conocer en detalle los procesos y resultados del Programa Raices, te recomendamos la lectura de documento Programa RAICES. Una política de Estado.