No tan malas

Publicado por Aloctavodia

_______________________________________________________________

Andar diciendo malas palabras por ahí no está muy bien visto en ninguna sociedad humana y suele estar socialmente reprimido en una gran variedad de situaciones. Un estudio que será publicado en agosto próximo en la revista NeuroReport indica que el políticamente incorrecto hábito tendría, en ciertas situaciones, sus ventajas ya que ayudaría a soportar dolores.

El estudio liderado por el sicólogo Richard Stephens que trabaja la Universidad de Keele Reino Unido  consistió en dos partes; en la primera se pedía a un grupo de voluntarios que escribieran una lista de palabras que ellos mismos creían que dirían al golpearse un dedo con un martillo y una segunda lista con palabras que describieran una mesa. Luego en una segunda etapa se les solicitó a estos voluntarios que sumergieran una de sus manos en un recipiente con agua fría (una técnica experimental ampliamente usada para evaluar la tolerancia al dolor). Mientras tenían la mano en el agua a punto de congelarse se les pidió a un grupo que leyeran la lista con malas palabras (la del martillo) y al otro grupo se solicitó que leyera la lista con palabras neutras (la de la mesa). Como resultado los voluntarios mantuvieron más tiempo la mano dentro del agua cuando decían malas palabras que cuando decían palabras neutras. Los hombres soportaron un 30 % más de tiempo y las mujeres un 44 % más, respecto del grupo de “educado”. A su vez el ritmo cardíaco fue mayor y la sensación de dolor menor al maldecir que al describir el mueble. Las diferencias entre sexos fue atribuida tentativamente al hecho que los hombres usan de forma más frecuente malas palabras, por lo que estos téminos son una “expresión más poderosa en mujeres” según palabras de Stephens.

Cúal es la razón detrás del efecto analgésico? Posiblemente el aumento del nivel de agresión. Si bien este es el primer estudio que relaciona malas palabras y dolor, estudios sicológicos previos han establecido relaciones entre los niveles de agresión y el dolor. El usar malas palabras provocaría una reacción del tipo lucha o huida similar a la producida frente a situaciones de peligro.

Más estudios serán necesarios para clarificar esto interrogantes. Por lo pronto el grupo de investigadores tiene planeado experimentos donde se permita gritar las malas palabras en vez de decirlas y donde se profundice el análisis del efecto de las malas palabras en personas con tendencia a “catastrofiar” castellanización (que acabo de inventar) de un termino anglosajón que describe a gente que irracionalmente piensa que una situación es peor de lo que realmente es. En el contexto particular de este experimento las personas que a priori consideraban que no iban a poder aguantar el agua fría no fueron beneficiadas por el efecto de las malas palabras.

Un interesante estudio sobre la cotidianidad de lo que somos y por que hacemos lo que hacemos… la verdad que a fin de cuentas la sicología experimental es una de las ramas más entretenidas de la ciencia… Así que ya sabe; la próxima vez que se apriete los dedos con la puerta no tenga temor  de maldecir, podría ser mejor que una aspirina.

_______________________________________________________________

Share

Anuncios

7 Respuestas a “No tan malas

  1. que interesante!
    Si tiene que ver con el nivel de agresión, entonces será que liberamos adrenalina, y eso “anestesiaría” el dolor o algo así.
    Yo cuando me aprieto los dedos con la puerta, además de decir malas palabras y todo eso, le pego a la puerta mientras la injurio (que culpa tendrá la pobre). Esa agresión también sirve, no?

  2. Y si es como dice el dicho, errar es humano y culpar a la computadora aún más humano. En el trabajo solo controlaron el ritmo cardíaco. Pero más agresividad quiere decir que aumentan los niveles de adrenalina y también de cortisol… sería interesante evaluar el efecto de injurias prolongadas, digo por que niveles elevados y sostenidos de cortisol son típicos de situaciones de stress crónico, no?

  3. si, el cortisol aumenta en el stress. lo malo de eso es que si persiste mucho tiempo en la sangre deprime al sistema inmune…, asique esta bien un par de injurias, pero tampoco abusar, eh!

  4. Antonio Mangione

    Me preguntaba, por qué me había molestado tanto ver la palabra “p-t–d-” en un blog sobre ciencia.
    Una de las respuestas es, tal vez por que soy un ortodoxo, con barniz de heterodoxo, o tal vez por desconocimiento.

    P-t–d-, dice el Diccionario de la Lengua Española, si es que hay que llevarle el apunte en todo es la acción y efecto de p-t–r y p-t–r significa:

    1. intr. coloq. putañear.
    2. intr. coloq. Dedicarse a la prostitución.
    3. intr. Am. Injuriar, dirigir palabras soeces a alguien.
    4. tr. vulg. Fastidiar, perjudicar a alguien.

    P-t– Mirta me decia Osvaldo,
    P-t– Anibal Fernandez
    P-t–b- Peña

    De tanto usar la palabra, me la impresión que puedo manejar el hecho que en este contexto, usemos la palabra p-t–r. Después de todo no hemos dicho soeces a nadie en particular, no hemos ofendido. A ver todavía si por decir palabras soeces a alguien, terminamos perdiendo el premio de los mejores 20 blogs del planeta tierra.

    Salud

  5. Tenés toda la razón, tendríamos que haber dicho “injurias” en lugar de “pu…”. Eso pasa por comentar rapido sin pensar. Osvaldo, hacé uso de tu poder supremo y editá los comentarios please!!!

  6. Los comentarios y parte del texto original han sido modificados, previa consulta con sus autores, para eliminar insinuaciones demasiado obvias y directas a malas palabras y para eliminar ciertos términos que podrían resultar ofensivos y que bien pueden ser sustituidos por otros términos menos agresivos.

  7. la verdad es q aprece divertida la experimentacion en esa rama de la ciencia, algo q he notado en la vida cotidiana es q no solo decimos malas palabras cuando sentimos dolor o enojo, sino cuando estamos exitados o asombrados por algo en especial por ejemplo “La P… q lo Pario q pedazo de auto!” o “que se ca…. nos vamos de vacaciones igual!!!” bueno tal vez se activan químicos similares en esas situaciones, no se, o simplemente por costumbre ya las usamos para relajar situaciones como por ejemplo cuando saludamos a un amigo “q haces p” o “como andas c”
    bueno muy interesante el articulo de todas maneras. Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s