¿Existe mi media naranja?

Publicado por Antonio Mangione

_______________________________________________________________
Mi amor, mi pimpollo, mi sol y mi cielo, mi media naranja, esa persona querida y amada, con la que tan bien me complemento, o eso creo, ¿Es igual a mi? La respuesta es no. Aunque eso no quiere decir que no sean el uno para el otro…
Resulta ser, que todos tenemos un sitio, locus, en el cromosoma 6 que contiene una porción muy variable del ácido desoxirribonucleico o ADN. Esta porción está vinculada entre otras cosas a una mejor eficiencia del sistema inmunológico de varias especies de vertebrados incluidos nosotros, los seres humanos. El nombre de esta porción de nuestro genoma, se denomina Complejo Mayor de Histocompatibilidad (CMH). El CMH codifica para una serie de proteínas que se expresan en su mayoría en la superficie de algunas células del cuerpo. Aunque también algunas se excretan en la orina o en el sudor
Machos y hembras de diferentes especies de vertebrados se elijen cuando se reproducen, y se ha determinado que sus CMH, son más bien diferentes. Bueno, se ha ido un poco más lejos. Entre los vertebrados ahora se suman, los seres humanos. ¿Cómo?

La Dra. Maria da Graça Bicalho, del Laboratorio de Inmunogenética e Histocompatibilidad de la Unversidad de Parana en Brasil, se propuso investigar si los CMH, eran más diferentes entre parejas reales de humanos, comparados con los CMH, de parejas armadas al azar.
Los resultados indican que el CMH de parejas reales son mas diferentes entre si que el de aquellos de parejas controles, o armadas al azar entre hombres y mujeres de la población que no conforman una pareja verdadera.
Estos hallazgos fueron comunicados ayer en la Conferencia Anual de la Sociedad Europea de Genética Humana en Viena, Austria por la Dra. Bicalho y son de una importancia superlativa.
De lo anterior se desprenden algunas consecuencias muy interesantes, como por ejemplo que si las parejas se atraen cuando son más bien genéticamente diferentes, se reduce de alguna manera la posibilidad del entrecruzamiento o inbreeding. Es decir tener descendencia a partir de la cruza entre dos individuos genéticamente emparentados.
En este estudio no queda aclarado, probablemente porque no es el objetivo del estudio, sobre cómo es que los integrantes de una pareja, perciben el CMH de otra persona. ¿Lo hacen?
En roedores por ejemplo ciertos compuestos presentes en la orina sean detectados por otros macho u otras hembras. Se conoce además que regiones del bulbo olfatorio, parte del encéfalo vinculada a la recepción primaria de las señales olfativas, se activan con estos compuestos. En humanos se demostró que mujeres elegían a varones a partir del olor de las remeras de estos. Los varones elegidos eran sumamente diferentes en términos de su CMH.
Y planteamos otros interrogantes, se puede predecir el comportamiento sexual de las especies a partir de comprender su estructura genética? ¿Se pueden predecir las consecuencias a largo plazo de conocer de antemano quién puede o no puede ser nuestra pareja?

Ufff!! Demasiadas preguntas para alguien que ya encontró su media naranja.

__________________________________________________________________________________________

Share

Anuncios

Una respuesta a “¿Existe mi media naranja?

  1. ¡Qué buen olfato!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s